¿Acaso el juego de enemigos de Al-Asad está llegando a su fin?